Cuando nos referimos a la astronomía, oímos hablar de estrellas, planetas, constelaciones. ¿ Pero donde están ? Han ido desapareciendo de nuestra vista gracias a la contaminación o polución lumínica.

¿ Que es la polución lumínica ?
Es cualquier efecto adverso producido por luz artificial, lo que resulta en el decremento de la visibilidad que tenemos del cielo nocturno. En general, es toda la luz producida por lámparas y alumbrados en las ciudades, la cual, por la manera inadecuada en las que se han instalado, emiten luz en todas direcciones, provocando que no veamos la luz que nos llega de las estrellas y objetos estelares, cuando estamos en una gran urbe.

Foto de un suburbio en la ciudad de Toronto, antes y después de un apagón

Para la ciencia y las astronomía, el impacto ha sido dramático. Los astrónomos requieren hacer observaciones de objetos estelares que brillan muy débilmente que solo pueden ser vistos con grandes telescopios en lugares alejados de la contaminación del aire y el brillo de las luces urbanas. Por ejemplo, científicos interesados en cómo el universo se formó pueden estudiar la luz de las galaxias y quasares que están a distancias enormes de la Tierra. Estas imágenes ofrecen información acerca de los rincones más alejados del universo, ayudándonos a comprender inclusive como nuestro planeta se ha formado.
Aun, después de haber viajado incontables años luz, la luz de estos objetos se puede perder al final de su viaje en el brillo artificial de nuestro propio cielo.

Para nosotros, los astronomos amateurs, es necesario alejarnos fuera de la ciudad un par de horas para poder realizar observaciones. Por dar un ejemplo: un lugar popular, cerca de Guadalajara, es un predio que se encuentra a 5 minutos antes de llegar a Atemajac de Brizuela, camino a Tapalpa, en el cual, es posible observar un hermoso cielo, sin necesidad de alejarse demasiado. Pero si queremos mejorar nuestras posibilidades de una mejor observación, y somos más exigentes, sería necesario ir a lugares desérticos, de climas secos, alejados de cualquier luz artificial.

Para gran parte de la población de América del Norte y Europa, el cielo nocturno ya no es negro, o incluso oscuro. En cambio, casi privado de estrellas, solo ven un brillo naranja-amarillo, alumbrado por adornos mal diseñados y la luz de excedente de actividades humanas. Las imágenes de satélite de Tierra ya no muestran más el lado de la noche de nuestro planeta como oscuro. Para algunas personas nacidas en los años 1980 o más tarde, el único objeto celeste que ellos alguna vez han visto en el cielo de la noche es la Luna.

NO HAY CIELOS OSCUROS EN EUROPA CENTRAL, donde el resplandor de una ciudad se mezcla con la de su vecina. Solo las poblaciones poco pobladas, y relativamente las pobres, tienen cielos oscuros.

¿ Cual es el origen de la contaminación lumínica ?
Este tipo de contaminación es provocado, en su mayoría, por el uso ineficiente del alumbrado público. Existen luminarias en las ciudades las cuales emiten luz en todas direcciones, en vez de iluminar sólo áreas necesarias. El brillo urbano del cielo es el resultado de la luz que se escapa (como un todo) de las ciudades y que es dispersada por la atmósfera aumentando así los niveles del brillo natural del cielo.

Otra fuente de polución muy común son las luces de los anuncios espectaculares, las cuales, son instaladas en la parte inferior del anuncio, en vez de la parte superior, provocando que toda la luz se dirija hacia el cielo en vez de dirigirse hacia suelo.

Para evitar los efectos adversos de una iluminación defectuosa es necesario escoger cuidadosamente el tipo de lámpara , tipo de artefacto (diagrama de flujo luminoso) y colocarlo debidamente evitando el mal direccionamiento de la luz.

En resumen, existen luminarias que gastan y emiten más luz de la que se necesita, generando un desperdicio de energía y una iluminación deficiente, y sobre todo, que no podamos observar las maravillas del cielo nocturno.

International Dark-Sky Association (IDA)
Existe una asoción a nivel internacional, la Asoción Internacional del Cielo Oscuro (IDA, por sus siglas en inglés) la cual tiene por objetivo preservar la oscuridad del cielo nocturno haciendo uso responsable de las luminarias que se usan en exteriores. Esta organización promueve también estándares entre fabricantes de equipo lúminico, de tal manera que sean fabricados de manera más eficiente y que reduzcan la contaminación visual.

Casos de éxito
Hablemos del caso de Flagstaff, Arizona, en los Estados Unidos. Es un pequeño poblado situado entre la planicie de Colorado y el monte San Francisco.
La ciudad de Flagstaff ha contribuido en tantas ocasiones a la astronomía que la ciudad tiene un asteroide, el 2118 Flagstaff. Y gracias al compromiso de sus astrónomos, fué honrada con el título de “International Dark Sky City” el 24 de Octubre de 2001. Los esfuerzos por presevar la oscuridad del cielo nocturno datan de 1958 cuando las luminarias urbanas fueron quitadas por que interferían con el trabajo de los astrónomos. En 1973, Flagstaff pasó una orden a los negocios que les pedia tener la luz a bajo brillo. En 1989, la ciudad puso un conjunto de restricciones al número de lúmenes usados por acre en cada area, basado en la cercanía con los observatorios. Estos esfuerzos han reducio la contaminación visual.

Enlaces Externos
International Dark-Sky Association