Una de mis actividades favoritas y pretexto para ir a observar estrellas es el campismo. El campismo esta altamente relacionado con la observación astronómica pues al haber mucha polución lumínica tenemos que buscar lugares alejados de las grandes urbes. Pero al estar ahi, sobre todo las primeras veces la experiencia no es tan agradable dado que, al estar acostumbrados a tener todas las comodidades al alcance de la mano, al salir de observación  notamos cosas que no son tan evidentes: nos pega un frío tremendo, no tenemos lugar donde sentarnos, nos hace falta agua potable, etc.

Recuerdo todavía mis primeras salidas de observación con la SAG pero sobre todo mi primera expedición con ellos a Real de Catorce, San Luis Potosí. Fui con un amigo en la universidad y sólo llevamos una casa de campaña. Dicha casa era una barata comprada en una tienda de autoservicio. Llevaba dos o tres cobijas para taparme. Un par de un suéteres y una chamarra. Ninguna silla. Un colchón inflable… ufff como diría el lonje moco: fue horrible, fue horrible !!!

Tuve que aguantarme dos o tres noches de casi no dormir por las bajas temperaturas del desierto, y en el día estar protegiéndose del sol. Estaba cansado de estar mendigando alguna silla pues  nunca me pasó por la cabeza ese pequeño detalle. El colchón lo tuvimos que inflar a punta de pulmón por que no llevábamos ninguna bomba, mismo que se convirtió en desinflable pues era de mala calidad, asi que a dormir sobre el suelo, a agarrarlo de almohada y a sentir las piedritas del desierto ( no era un desierto arenoso ).

Pero la cereza en el pastel fue la siguiente: como siempre nunca falta el conchudo o gandalla que va sin ningún equipo personal esperando a que alguien comparta. En este caso fue un maestro de la universidad. Por no dejarlo en el frío lo invitamos a la tienda de campaña … ufff maldito … fué como haber invitado un trailer en segunda y en subida … el maldito nos dió un concierto de ronquidos que junto con el frío bajo cero no nos dejó dormir.

Les relato todo esto para que se den una idea de todo lo que no se toma en cuenta en cuanto al campismo. Poco a poco fui agarrando experiencia para estar más cómodo al momento de acampar y sobre todo más equipado.

En estos tiempos modernos, existen productos avanzados que nos pueden hacer más agradable un campamento astronómico. Existen tiendas y bolsas de dormir que puedes adquirir en cualquier tienda departamental, pero en mi experiencia invertir en un buen equipo de campismo como una bolsa de dormir de arriba de $ 200 dólares especial para fríos de -10°C vale mucho la pena, o sino una tienda de marca de 4 estaciones o de alta montaña te puede proteger de una manera excelente.

En mi tercera expedición, Mapimi 2006 para ser exactos, yo ya llevaba mi tienda de campaña Eureka K2 XT (la tienda amarilla en la foto) la cual la encargué de Estados Unidos. Ufff que diferencia ! Esta tienda tiene un toldo por el cual pasa el viento y evita que se caiga. Recuerdo en ese campamento que hicieron vientos tan fuertes que en la noche tumbaron telescopios pesados. También no se me olvida como tienditas baratas de campaña volaban por los aires como papalotes. Mi tienda resistió firme y no se movió un milímetro.

He aquí ciertas peripecias al intentar acampar cuando se practica la astronomía. Más adelante publicaré artículos con tips y productos que me han ayudado a disfrutar al máximo esta actividad.